Escrito por Allison James                                        Oct 08,2020 

Traducido por Grace Frank        Método Grief Recovery México

Al duelo casi siempre se le asocia con la muerte o el divorcio, pero hay más de 40 tipos de otras pérdidas que puedes experimentar a lo largo de tu vida, incluyendo el final de un trabajo.

¿Has perdido tu trabajo alguna vez?

El perder un trabajo puede traer consigo una serie se sentimientos conflictivos como miedo, tristeza, alivio, o emoción.  No solamente se va el trabajo, sino todos los hábitos que acompañan al cambio también.  Cosas como tu parada por café antes de llegar al trabajo, el ver a la misma persona que te lo entrega todos los días, hasta el tráfico de la hora de la salida o el tener que conmutar.   Inclusive puede haber cosas que extrañes del trabajo, aunque te sientas aliviado de ya no estar ahí.  Como ves, el duelo son los sentimientos conflictivos causados por el final o el cambio de un patrón familiar de conducta.  Un cambio en tus rituales diarios y tus rituales de trabajo ciertamente cae en esa categoría.

Y, ¿qué tal de la pérdida de la seguridad cuando ya no recibes un pago constante?  Eso puede causar miedo y duelo también.

A pesar de que el perder el trabajo puede ser devastador, muchas personas no hablan sobre sus sentimientos.  La mayoría de nosotros hemos aprendido a guardar nuestras emociones, o el que nuestro duelo no es importante por que lo comparamos con otro tipo de pérdidas.

No solamente minimizamos nuestros sentimientos, sino que nuestros amigos bien-intencionados, pueden sin quererlo hacer eso también.  Esto pasa cuando las personas ofrecen declaraciones intelectuales sobre el porqué no nos debemos sentir mal, más que el escuchar sin juicio, crítica o análisis.

¿Has escuchado alguna de estas declaraciones después de perder un trabajo?

“Deberías estar agradecido por poder encontrar otro trabajo.”

“Siempre puedes obtener seguro por desempleo.”

“Cuando menos no te corrieron.”

“De todas maneras, no te gustaba trabajar ahí,”

Perdí algunos clientes cuando empezó el confinamiento por el COVID-19.  Tenía el corazón roto por que ya no iba a trabajar con personas con las que había establecido una relación a lo largo de muchos años.  No solamente estaba triste por el cambio de esas relaciones, sino que tenía esperanzas financieras, sueños y expectativas que ya no iban a suceder en mi marco de tiempo.  Ciertamente estaba de duelo. Me sentía incómoda hablando sobre ello por que no estaba tan mal como otras personas. Quiero decir, todavía tenía trabajo e ingresos.  Pensé “¿Quien soy para tener miedo, si no estoy sin trabajo completamente como tantas otras personas?”

Gracias a que practiqué las herramientas que me enseñaron por medio del Método Grief Recovery, supe que el comparar las pérdidas minimiza mis sentimientos.  Así que le dije a la voz crítica de mi cabeza, “Gracias por compartir” y le pedí a un amigo de confianza que hablara conmigo.  Estoy feliz de haberlo hecho.

Muchas personas están sin trabajo por el COVID-19.  Eso puede dar miedo. El duelo es causado por el cambio en un patrón familiar y el perder el trabajo puede romper el corazón.  Por favor toma en cuenta que tus sentimientos son normales y naturales y que hay ayuda, si la quieres. 

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook