Escrito por Russell Friedman                       Jun 09, 2011 

Traducido por Grace Frank    Método Grief Recovery México

En el tipo de revisiones emocionales en nuestras mentes y corazones hechas en las crónicas de días como el Día del Padre, hemos descubierto un nivel de apreciación del que nunca nos habíamos dado cuenta o expresado directamente a nuestros padres en exactamente la manera en que lo sentimos ahora.  Es una de esas revisiones casi automática que hice hace muchos años, me di cuenta de cuanto significaba para mi que mi papá pasara tantas horas jugando base ball conmigo cuando era niño.  Esta muy seguro que siempre haberle agradecido, pero sabía que nunca me senté con el siendo adulto para decirle todo lo que significó para mí.  Afortunadamente cuando me di cuenta, mi padre todavía estaba vivo. Impulsivamente reservé un vuelo a Florida para visitarlo, con el propósito expreso de expresarle mi apreciación de él.  [Sí, mi padre, como yo, amaba los juegos de palabras.] Ese viaje se convirtió en uno de los mejores impulsos que he tenido y seguido.  Fue un poco difícil para mi papá mantenerse sentado quieto y aceptar los cumplidos y agradecimientos que le estaba dando pero se las arregló para tomarlos apenas.  Sin embargo, realmente abrió su banco de memoria.  Como estábamos hablando de base ball, mi papá me dijo con detalles vívidos acerca de la vez que le lanzó a Babe Ruth en el entrenamiento de primavera.  Aunque Yo conocía casi toda la historia, no le iba a robar el placer de volverla a contar.  Mi papá era un jugador semi-profesional de base ball en los 30’s cuando había ligas industriales con equipos patrocinados por las grandes corporaciones.  Un año, mi papá y algunos de sus amigos consiguieron ser invitados a participar en el campo de entrenamiento de primavera de los Yankees de Nueva York. Con su suerte, mi papá fue asignado a un juego para lanzarle a Babe Ruth. Mi papá decía que a uno de sus lanzamientos Ruth le pegó tan fuerte y tan lejos, que probablemente siga en órbita en algún lado.  Más tarde ese día, El Babe invitó a mi papá ya un grupo de otros jóvenes al boliche.  Se divirtieron muchísimo.  Mi papá se acordaba que el Babe lo llamaba a él y a todos los demás “chamaco.” Resulta que El Babe era tan gran bebedor que nunca se acordaba del nombre de alguien, y “chamaco” era su saludo universal para no equivocar el nombre de alguien.  

Unos años después de ese viaje que hice a Florida para tener esa plática con mi papá, el murió, a los 93 años.  No hay necesidad de decir, que el día que recibí la llamada de su muerte, uno de mis primeros recuerdos fue de ese viaje y de la historia que mi papá me contó acerca de las entradas con El Poderoso Babe.

Los Recuerdos Seguían Llegando 

    La muerte de mi papa no fue el final de mis recuerdos de mi vida con él y de los descubrimientos de otras cosas de las que hubiera deseado hablar con el. Tampoco fue su muerte el final de los eventos en mi vida que me hubiera gustado compartir con él.  En diciembre de 2010, mi esposa y yo fuimos privilegiados para asistir a los Honores en el Centro Kennedy, como parte del séquito de uno de los honrados estaba Jerry Herman. Jerry escribió Hello Dolly y Mame y otros espectáculos de Broadway. Además de estar con nuestro amigo, Jerry pudimos compartir mucho tiempo con otros cuatro honrados, Oprah, Sir Paul McCartney, Merle Haggard y Bill T Jones.  Quizá hayas escuchado acerca de alaguno de ellos. Igualmente emocionante, fue que conocimos, platicamos y nos tomamos una fotografía con el Presidente y la Primera Dama en la Casa Blanca.  También fuimos parte de una elegante cena en el Departamento de Estado. Y mucho, mucho más.  ¿Se pueden imaginar lo que me hubiera gustado compartir ese fin de semana de emociones con mi papá?  De alguna manera es mi historia de Babe Ruth.  Una de esas ocasiones de solo una-vez-en-la-vida en las que la mayoría de nosotros solo podemos soñar. Y porque mi papá ya no estaba vivo para compartirlo con él, se volvió una pieza de un asunto emocional no terminado que necesitaba ser completado al compartirlo con alguno de mis confidentes.  No fue una comunicación complicada, pero muy importante emocionalmente para mí.  Mi amigo escuchó mientras yo hablaba de lo excitante que fue para mí como ciudadano americano, estar en la Casa Blanca y hablar realmente con el presidente, y lo triste que estaba de que mi papá no estuviera aquí para compartirlo con él. Aunque mis palabras estaban dirigidas a mi papá que no estaba ahí, estaban siendo escuchadas por alguien en quien confiaba.  Cuando me acerque a final de lo que quería decir, me brotaron lágrimas de mis ojos.  Cuando terminé, mi amigo me ofreció un abrazo, que acepté con agradecimiento.

Los Deportes me vincularon con mi papá y con el presidente 

Ya que los deportes era un tema usual en mi relación con mi papá, probablemente no te sorprenderá saber que los deportes fueron el tópico de mi pequeña charla con el presidente.  Como ves, conocí al presidente solo unos días después de un incidente en el que tuvo 12 puntadas en la boca después de recibir un codazo en un juego de basketball. La conexión rara es que el día en que el presidente se lastimó, yo estaba jugando golf con Rudy Tomjanovich, quien era un jugador profesional y entrenador de basketball que se vio envuelto en un infame incidente en el que fue golpeado en la cara durante un juego de basketball. 

El presidente estaba muy consciente de ese evento y me pidió que le mandara sus saludos a Rudy T —lo que hice.  Como pueden ver el hilo de los deportes y su conexión a mi padre es un muy fuerte vínculo emocional, y uno del que estoy excepcionalmente agradecido. Aunque pienso en mi padre a menudo, cada Día del Padre lo pone en el quemador frontal de mi mente y mi corazón. Y Ahora tengo la alegría de mis recuerdos al compartir un poco de mi padre con ustedes.  Espero que sigan mi guía y compartan sus recuerdos con las personas cercanas a ustedes.

Apoyo de Duelo en Días de Fiesta:  El Día de la Madre y otras Festividades 

Me debería ir sin decirlo, pero lo voy a decir de todas formas.  Todo lo que este artículo aplica respecto a nuestros padres, también se relaciona con nuestras madres.  De hecho, se relaciona con todas las personas importantes en nuestra vida. Por favor aprendan y apliquen los principios y acciones afirmantes de vida del Método Grief Recovery en su vida.  Ellos están descritos en el Manual Superando Pérdidas Emocionales, que está disponible en www.metodogriefrecovery.com (en español) y que es una maravillosa fuente de apoyo durante los días y fiesta y a lo largo de su vida.

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook