Escrito por Steve Moeller Feb 09, 2017
Traducido por Grace Frank Método Grief Recovery México











Un divorcio puede ser muy doloroso emocionalmente. El problema es que raramente se habla de divorcio y duelo en la misma oración. Cuando una pareja escoge terminar su relación con un divorcio, normalmente es porque se han dado cuenta de que los problemas en su matrimonio son de tal tipo, que la mejor solución es divorciarse. Aquellos que les dan apoyo emocional a menudo miran al divorcio como el camino para eliminar el dolor emocional que el matrimonio ha traído a sus vidas. Esos observadores de fuera las más de las veces fallan al mirar que el acto del divorcio, y el impacto que tiene en la pareja, pueden llevar a un dolor emocional adicional.
Ese es el foco de este artículo.
Hay muchas razones por las que una pareja escoge terminar su relación. Puede ser una decisión mutua, basado en la erosión de la liga que mantenía a la pareja unida, o la decisión de uno que ciega al otro. Puede ser el resultado de problemas financieros, infidelidad, conductas adictivas o temperamento. Hay innumerables razones por las que una pareja debe terminar su matrimonio, pero la realidad final es que eso sucede. El divorcio puede tener como resultado cambios dramáticos del estilo de vida, y las condiciones financieras y de vida. Ahora el desafío es manejar esos sentimientos de dolor emocional que a menudo se encuentran escondidos como parte de las secuelas.

Cuando algo es etiquetado mal, muy a menudo no se trata propiamente.
La mayor parte de las personas asocian la palabra duelo con la muerte. Es una asociación familiar. En realidad, duelo y pérdida, de alguna u otra manera, son parte de nuestra vida diaria.
Cada cambio en nuestras vidas puede traer consigo sentimientos de duelo. No siempre identificamos el impacto como duelo, pero sin importar la etiqueta puesta, es duelo. Cuando nuestra tienda favorita cierra sus puertas, o el camino que tomamos siempre es cerrado por reparaciones, podemos llamarle una molestia. En verdad a eso que llamamos molestia es en realidad un tema de duelo. El impacto de ese duelo puede ser relativamente menor, pero sigue siendo duelo.
Cuando una relación termina en un divorcio, trae consigo un enorme cambio en nuestra rutina diaria, muchas veces nuestras finanzas y las interacciones sociales se afectan también. Puede haber algunos elementos de alivio, pero con seguridad habrá elementos de duelo. El manejar ese duelo, sin embargo, puede ser un gran reto.
La mayoría recibimos poca educación acerca de cómo manejar las pérdidas en nuestras vidas. Se nos enseña como acumular cosas, más que cómo deshacernos de ellas. Hemos hablado de la “mala información” con la que la mayoría de las personas aprenden a tratar la pérdida en artículos anteriores. Muchas veces los consejos que recibimos se relacionan con:
No te sientas mal
Reemplaza lo perdido
Ten tu duelo a solas
El duelo toma tiempo
Se fuerte
Mantente ocupado

En realidad, no es poco común que una persona recién divorciada se sienta mal en algún nivel. Este es uno de los muchos sentimientos que puedes experimentar. Ellos se pueden intensificar cuando otros dicen algo como: “¡Me sorprende que hayan durado tanto como lo hicieron!” En ese punto solamente puedes preguntarte por qué no te lo dijeron antes. También puedes empezar a preguntarte cada acción que tomaste en el pasado concerniente a tu matrimonio, y cuestionarte el por qué duraste tanto como lo hiciste. Esto se sumará seguramente a la variedad de sentimientos que estás experimentando. Solamente porque alguien te da razones que parecen lógicas por las que no deberías sentir lo que experimentas, en un nivel emocional, no les quitará el impacto a esos sentimientos. El Duelo y los muchos sentimientos conflictivos que puedes estar experimentando, son emocionales no lógicos.
El concepto de reemplazar la pérdida es uno en los que más a menudo le presenta a un recién divorciado. Los amigos a menudo le aconsejan a una persona recientemente soltera que la mejor manera de “superarlo” es empezando una nueva relación. Aún si un nuevo “amor” fue la causa del divorcio, la realidad de las cosas es que es difícil hacer una nueva relación exitosa si sigue acarreando asuntos sin terminar de la relación anterior. Te podrás encontrar escuchando la voz de tu pareja anterior en las cosas que la nueva persona dice. También podrás encontrar que un comentario inocente te llevará a una discusión de tu matrimonio anterior y responderás de la misma manera. Como resultado, te encontrarás construyendo una muralla emocional que te proteja alrededor de tus sentimientos, y compartirás menos de ti dentro de esta nueva relación. Eso, por si mismo, puede condenar esta nueva relación antes de que tenga oportunidad de florecer.

Tomar acciones de superación del duelo para ti.
Si en realidad quieres moverte y re-establecerte como un individuo fuerte, separar tu identidad de tu matrimonio anterior, es importante que tomes acción. Más que confiar en “arreglos a corto plazo” necesitas hacer el esfuerzo concertado para completar los asuntos no terminados relacionados con esa relación anterior para que ya no te controlen en ningún nivel. Si te has dado cuenta que tienes tristeza, enojo, desconfianza o cualquier otro número de emociones que se te vengan a la mente cunado piensas en tu antiguo cónyuge, es un signo de que tienes que trabajar para poder estar completo con aquello que quedó emocionalmente incompleto.

Hay varias maneras de tomar éstas acciones. EL “MANUAL SUPERANDO PERDIDAS EMOCIONALES” es un acercamiento paso-a-paso para manejar asuntos no terminados. Te lleva a través de este proceso empezando por la “mala información” que quizá hayas estado usando para manejarlo. Después te ayuda a caminar a través de toda tu relación entera, desde el principio, identificando lo que está emocionalmente incompleto para ti en tu relación. Finalmente, te proporciona una manera efectiva de ponerle voz a esos sentimientos, sin análisis, crítica o juicio. Esto no es algo que harás confrontando a tu pareja anterior, sino trabajando con un amigo de confianza, o con un Especialista Certificado en el Método Grief Recovery, uno-a-uno, o dentro de un grupo. Te hará capaz de dejar ir cualquier dolor asociado con ese matrimonio anterior, para que no se vuelva un elemento subyacente en ninguna nueva relación. Si no te sientes cómodo con este acercamiento, por cualquier razón, te podría interesar el libro “Moving On”. Este libro te lleva a través de un acercamiento más independiente para el manejo de tus pérdidas. Aunque se basa en los mismos pasos te deja acercarte en un nivel más privado, más bien que buscando la ayuda alguien afuera.

¿Por qué debes hacer esto?
La razón que necesitas para hacer esto es ¡por tu beneficio! Es acerca de tu felicidad. En lugar de dejar que el pasado controle tu futuro, es el darte la oportunidad de avanzar hacia adelante con una perspectiva fresca. Te permitirá despedirte de la mejor manera de aquellas cosas incompletas en tu relación pasada. Te ayudará a despedirte de las esperanzas y sueños para el futuro de aquella relación que no se realizarán. También te ayudará a despedirte de obtener el apoyo a un nivel emocional de alguien que no quería o no podía darte esa clase de apoyo.

Divorcio y los Hijos: El impacto del divorcio en tus hijos
Si tú y tu cónyuge tenían hijos, es esencial que tomes acciones positivas de recuperación. Ya no estrás casado, pero estarás unido para siempre por la paternidad. El hecho de que hayas tomado acción para manejar los muchos sentimientos que tienes relacionados con tu cónyuge anterior te prevendrá de ventilar sin darte cuenta los problemas que tenías con la otra parte enfrente de tus hijos. Te permitirá poner sus intereses primero. Te ayudará a construir una mejor relación con ellos, más que reforzar cualquier percepción que ellos tengan de que vienen de un “hogar roto”. Tu matrimonio se puede haber roto, pero no hay razón por la que tus hijos deban sentirse “rotos” también.

Las personas en raras ocasiones entran al matrimonio pensando en el divorcio acechando en el futuro. (Aquellos que lo hacen, ya han echado a andar el movimiento hacia ese futuro divorcio).

43563863 – broken red heart with a divorce bandaid, on blue


Las personas entran ala matrimonio con el pensamiento de es para pasar el resto de sus vidas juntos. Cuando un matrimonio falla, por cualquier razón, esos sueños y expectativas de un futuro que nunca llegará deben ser atendidas. Si puedes hacerlo con éxito, estarás en una mucho mejor situación para entrar a una nueva relación duradera, si así lo decides.
Como mencionamos antes, “ser fuerte” es algo que la mayoría de nosotros aprendemos a edad temprana. La mejor manera de sr fuertes realmente, es tomar los mejores pasos posibles para nuestro bienestar emocional. Quizá tu decisión de divorciarte fue el primer paso en este proceso. El próximo y mejor paso posible, es tomar acción con el manejo de los asuntos sin terminar de esa relación. Mejor que cargar con el equipaje emocional por el resto de tu vida, puedes aproximarte con una mejor perspectiva. Finalmente ¡la decisión es tuya! Puedes dejar que otros controlen tu felicidad, o ¡puedes tomar el poder por ti mismo! Si esperas que el paso del tiempo lo solucione, estarás atorado para siempre donde estás.

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook